TFM2019 LOGO.png

Gisella Rouge

Gisella Rouge

Gisella siempre ha estado en contacto con la naturaleza, una mujer de la tierra. Después de concluir sus estudios universitarios en turismo se mudó a un pueblo mágico en México donde comenzó a practicar la agricultura biodinámica y orgánica en "La Casa en Las Nubes", un Eco-Centro para la vida sustentable que ella misma creó. Desde muy joven sintió el llamado a ser la guardiana de la tierra, su pasión por la naturaleza la ha inspirado a ser activista, realizando proyectos de concientización, es fundadora del Mercado Orgánico de Tepoztlán y creó el Círculo Comercial . No pasó mucho tiempo después de que ella comenzara sus estudios de fitoterapia y aromaterapia. Gisella tiene muchos dones para compartir, ha estado estudiando el uso terapéutico de la arcilla, su trasfondo cultural y linaje la impulsaron a realizar rituales y cabañas de sudor. Conocida por su estilo, diseña sombreros y accesorios, también hace sus trajes de actuación, y sus intereses más recientes son Ayurveda, Nutrición y Alquimia.

Gisella es bailarina entre otras actividades de su vida, bailar es lo que la hace verdaderamente libre, baila para expresarse, para liberarse y para conectar con su cuerpo físico y emocional. Bailar es su conexión divina con el espíritu, ella es una Dakini que baila la espiral sagrada. El movimiento se ha convertido en una dicha en su vida desde que comenzó a involucrarse en la danza líquida, la improvisación de contacto y la danza extática. Ahora está buscando generar una nueva forma de sesión de baile transformacional para reconectarse con el cuerpo emocional.

Gisella ha viajado durante muchos años trabajando en la producción de festivales, centros de retiro, viviendo en comunidades sostenibles, actuando y aprendiendo. Regresó a su ciudad natal después de la pérdida de su madre, donde comenzó a enfocarse en prácticas espirituales, se inició en las Enseñanzas de Mahamudra y Anuttara Tantra Yoga, también se convirtió en practicante de Oneironaut junto con Reiki, Tai chi y Qi gong. Con la ayuda de las prácticas espirituales, las artes del templo y el trabajo de curación personal, ella invocó el poder de la serpiente interior para ayudarla a transmutar todo el dolor, y canalizó "El Ritual de la Serpiente" como su propia medicina.